jueves, 12 de junio de 2008

¿Qué puedo hacer yo por el mundo? (pilluelo)

Sigo con la idea de abrir este blog a todo aquel que quiera y tenga algo que decir. Hace unas semanas fue con el post de is y ahora el "guest star" es pilluelo. :)

Antes de dejar paso a su post quiero introduciros un poco. Pilluelo ha pasado dos años de su vida en Angola como misionero. No quiero descubrir datos del post así que sólo digo que yo, que veo ese mundo desde lejos, lo
encuentro muy interesante y excitante. Así que llevaba tiempo con la idea de cederle este marco para que comparta con todos sus experiencias. Pero no todo puede ser tan fácil.... así que le propuse un reto: yo le daba 5 títulos de post y él escogía uno y lo desarrollaba. Sin embargo, las ganas le pudieron y se lanzó a desarrollar todos los títulos :-D... al final, hemos hecho un arrreglo para no alargar el post y este es el resultado. ¿A ver qué os parece?

Sólo una cosa más: ¡muchas gracias, pilluelo! Y los que os animéis a desarrollar un post, ya sabéis donde estoy... ¿quién será el siguiente? ;-)
__________________________________________________________
  • Lo que gané y lo que perdí

¿Qué me enseño? Cosas sobre mí, sobre todo. A conocerme a mí mismo, a quererme a mi mismo, a ponerme límites. También me enseñó lo que significa tener fé de verdad, lo que significa creer en Dios. Gané en fé, en amor, en comprensión. Gané en aprender que las palabras bonitas en el momento real no sirven. Aprendí lo difícil que se me hace convivir, lo difícil que es trabajar en equipo en un entorno difícil. Aprendí que es imposible ser justos con todos, que no hay nada objetivo, que no existe la verdad. Y aprendí que aún así hay que hacer, opinar, dar. Que el hecho de que sea criticable lo que haces es mejor a no hacer nada, por miedo a ser injusto o a herir sentimientos. Aprendí que lo importante es estar tranquilo con uno mismo, estar en paz porque tú crees que has hecho lo que debes. Cosa que no siempre es fácil.

¿Qué perdí? Inocencia, quizás? Vergüenza, de todas todas J Perdí bastante, eso no lo dudo. Algunas cosas que me alegra haber perdido, otras no tantas. Pero mucho de lo que he perdido lo he descubierto cuando he vuelto. Como algunas amistades por ejemplo. La vuelta no es fácil, es tan difícil o peor que irse. Hay que aterrizar en Africa, y luego hay que aterrizar en Donosti. La diferencia es que cuando vas en Angola te reciben con los brazos abiertos, y aquí, quitando a la familia directa, no tanto. No te entienden, no te conocen, no es la misma visión de la vida o de la realidad. Te sientes a años luz de la gente de tu alrededor, y con esto no quiero decir que te crees mejor, pero sí con una visión diferente que te impide sentirte cercano. Por ejemplo recuerdo que estuve meses, muchos, sin poder estar en lo Viejo tranquilamente. El día a día te obliga a sobrevivir en Europa, y esto muchas veces significa sacrificar parte de uno mismo para poder integrarte. Yo en particular creo que tuve que coger el "yo" que volvió y guardarlo en una habitación en mi cabecita, hacer un clic. Está todo en mí, pero no puedo exteriorizarlo, no puedo vivir según ese sentimiento o esa percepción, sería bastante suicida por mi parte. Así que he perdido una parte de mi mismo para poder seguir adelante.


  • ¿Qué puedo hacer yo por el mundo?

Cogeré la pregunta como genérica, ya que el que me plantea esta pregunta es muy capaz de mejorar el mundo y demostrar que una persona puede y de hecho marca la diferencia. Una persona cualquiera puede sin duda trabajar por los demás, desde el anonimato seguramente, siendo solidario, generoso, sacrificado o servicial. En concreto para con la realidad social de tres cuartas partes de este mundo, el llamado tercer mundo, cualquiera puede tener la mínima decencia social (o responsabilidad social) de informarse.

Así, lo primero que podemos hacer es darle la vuelta a las noticias internacionales y ponernos en el siltio de estos países que sufren la deuda externa, leyes comerciales muy desfavorecedoras e incluso unos sobornos y corrupciones políticas que marcan un territorio de juego abrumador y casi deprimente. Lo segundo pienso que podemos investigar, aprender, escuchar. Angola como cualquier otro país africano es un país que si ha llegado a tener décadas de guerra es porque de por sí es un país rico. Los Europeos y ni que decir Bus, no interfieren en países sin tener intereses económicos de los que beneficiarse. La solidaridad
política no existe, o yo por lo menos no la conozco todavía. Ni siquiera el Tsunami provocó verdadera solidaridad, sino contratos empresariales para reconstruir una ciudad obligatoriamente por empresas españolas (a cambio de la comida o "donación" que se publicitó). Así, lo primero que deberíamos saber es por qué Angola es hoy día un país necesitado.

Lo segundo sería escuchar su voz, por lo menos tratarlos de igual a igual, y no como ladrones o "aprobetxategis" que quieren aprovecharse de Europa. Quizás si nos pusiésemos en su lugar con la formación que han recibido entenderíamos mejor por qué vienen a vivir a nuestro entrono y por qué su comportamiento. Y eso que nuestra tierra ha dado muchos emigrantes a Sudamérica, por ejemplo, pero parece ser que nuestros abuelos emigrantes ya no los tenemos en mente. Nuestra propia historia ya no la recordamos. O acaso la emigración no es de por sí una reacción a una realidad? ¿Por qué pensamos que es un problema, un origen en
lugar de una conclusión? Supongo que esto suena evidente, pero son demasiados los comentarios racistas o simplemente egoístas que se escuchan todavía.

Lo tercero sería decidir en qué medida forma parte de uno esa realidad africana, Angolana en este caso. Yo, por hablar de mi caso particular, no pude evitar pensar que yo sí podía hacer algo al respecto. Tenía 18 años recién cumplido e iba a comenzar mis estudios de Ingeiería en la Universidad... y para qué? Para hacer qué con mi vida? Supongo que son preguntas normales cuando estamos decidiendo la profesión que vamos a ejercer. Pero yo tenía claro lo que no quería, y eso unido a mi forma de ser, mi compromiso y por qué no decirlo, mi fé, me llevó a preguntarme por qué yo no podía intentar hacer algo desde el otro lado? Son bastantes, muchos, los que trabajan por Africa desde aquí. La sensibilización, la integración, la solidaridad y la Interculturalidad... el comercio justo, las charlas, las cenas solidarias, los proyectos de cooperación, los campos de trabajo, ... son muchas las opciones y la gente que trabaja desde Europa. Pero pocos los que en el otro lado coordinan esas ayudas. Y así entre penas y alegría hice la carrera mientras me informaba y decidía ir a Angola. Yo pude, cualquiera puede. La pregunta es si uno quiere, si uno quiere entregar parte de su vida, sacrificar parte de uno mismo para servir a otra comunidad de gente, un pueblo o un barrio. La pregunta es si uno es capaz de pensar en el resto del mundo y no en el futuro propio. Pero todo esto suena a "chapa" así que mejor si lo dejo aquí...


3 comentarios:

moushik dijo...

Muchas gracias por el post, Pilluelo, es muy motivador.

Como ya comentamos en la feria de la cerveza, la realidad de la que tú hablas me llama muchísimo la atención. Creo que es algo que necesito saber. Necesito ver cómo vive otra gente en el mundo; ver cómo se aferran a la vida; darme cuenta de todo lo que me sobra; valorar todo lo que tengo; tener que sacar afuera lo que lleva tanto tiempo sin salir; utilizar mi persona como herramienta para los demás;...

Me gustaría seguir hablando del tema. De cómo vive la gente en Angola, qué trabajo hacías allí exactamente,...

Mila esker berriz ere.

Íngolo dijo...

Gran post y gran final, pilluelo!!

Lanzas demasiadas preguntas así q me es casi imposible saber en cual centrarme... leyendo tu post me surgen muchas reflexiones: sobre los comentarios egoistas/racistas q emitimos (prefiero egoistas pq racistas sería un paso un poco mas fuerte, las conversaciones con moushik en la feria de la cerveza... pero sobre todo me ha impactado lo q cuentas de q volver a donosti fue todo una odisea y q has perdido una parte de ti mismo para seguir adelante... desde mi ignorancia, tu comentario es enriquecedor y se merecería no un post entero, sino un blog entero... me hace pensar si lo q hacemos tiene sentido, si nuestro modo de vida tiene sentido, si el mundo tiene sentido... si haces bien en guardar ese trocito angoleño, si es algo común entre los misioneros (ahora lo he dicho bien?:))...

Conclusión, q nos tienes q contar más. Ya sea con un post, comentarios o con una cerveza delante (si es de importación mejor:))

Por cierto, pilluelo, alguna vez has pensado en abrir un blog temático sobre esto???

PD: Mi comentario ha tardado siglos... a cambio me he explayado... y si me tiras de la lengua seguiré hablando :-D

Pilluelo dijo...

En fin, he de admitir que estaba esperando este último comentario. Moushik fue rápida y clara. Y por supuesto que no tengo ninún problema en explayarme, ya que ni me importa hacerlo ni me falta facilidad de palabra :) :) :)
no me gusta aburrir a la gente, así que abrir un blog o seguir tirando de la lengua en este maravilloso, grandioso, hermoso.... blog :) :) :) va a ser dificil.
mejor con una cerveza de importación :) si os parece
gracias por vuestra atención y "espacio web" y hasta cuando queráis, como se dice, en mi casa o en la tuya :) :) :)