lunes, 20 de octubre de 2008

Mi país (I)

Ni patria ni bandera,
ni raza ni condición,
ni límites ni fronteras...
... ¡Extranjero soy!
Enrique Bunbury
http://es.youtube.com/watch?v=8oX-H6ro0lM
---------------------------------------------------------

Puede ser por mil razones pero el caso es que no siento la pertenencia a un país igual que la mayoría de la gente. Durante mucho tiempo daba largas a este tema diciendo que (parafraseando a Marinas) "yo soy del mundo". Sin embargo, también es una descripción incompleta de lo que siento. Por eso y porque creo que no se habla sobre como vivir las naciones hoy día, quiero escribir este post...

Durante mucho tiempo he estado aclarándome a mí mismo las ideas y la forma en la que siento mi relación con los países/nacionalidades o lo que sea. No sé si habéis visto la película "Mi hermano es hijo único". El caso es que esta peli gira alrededor de un niño que no se siente aceptado y querido en su familia y va pasando por "familias" que le dan un carné, le dicen lo que creer y cómo funciona el mundo y clasifica a las personas que habitan en él. Así, el niño empieza por el seminario, para luego "convertirse" al fascismo y de ahí al comunismo en la Italia de los años 50. Mientras la veía, reflexionaba sobre cuánta gente que termina "afiliándose" a un nacionalismo (cualquiera) lo hace por el impulso vital de sentirse arropado por un grupo que le "quiere" y entender el mundo de una forma muy simple: nosotros somos éstos y ellos son otros.

Obviamente, no me siento así. Hoy día se puede haber nacido en París, criado en Marruecos, vivir en Guatemala y tener padres australianos y japoneses. También, tengo muchas experiencias vitales que me han influido en mi manera de pensar. Para empezar, mis padres son inmigrantes. Mis abuelos también lo son y yo mismo lo soy. De Aragón y Navarra al País Vasco; del País Vasco a Andalucía y vuelta. Por supuesto también influye el hecho de haber vivido en Alemania, Irlanda e Inglaterra, así como viajar tanto como he podido. Además, sé lo que es vivir en un sitio donde no saben pronunciar tu nombre e incluso donde ponen cara rara cuando escuchan tu acento (y no me refiero a fuera de España). También sé lo que es escuchar comentarios despectivos en el lugar donde vives por tener una marca diferencial (ya sea el lugar de nacimiento o unos apellidos determinados). Que en cierto modo no eres igual que ellos.

Esto suele generar odio pero también sé lo que es que gente de cualquier lugar del mundo te trate con cariño sin importarle de dónde leches seas o de dónde vengas. Sé lo que es que otros "apartados" te ayuden porque te comprenden... Es verdad que una vez que sales de un sitio dejas de pertenecer a él, y que en el otro nunca llegarás a ser realmente de la "manada" pero... ¿realmente me importa?... Pues la verdad es que no... No quiero ser de un sitio o de otro, sino de todos. No quiero pensar de una manera sino de la que me apetezca pensar. No quiero defender la causa sino razonar. No necesito esa dependencia. No quiero clasificar el mundo más allá de las relaciones personales que tenga... No quiero ser español ni vasco ni andaluz ni europeo ni californiano ni alemán...

Por poner un ejemplo sobre mi no-nacionalismo, para mí es más cercano Alemania, donde he vivido 6 meses, que Galicia donde no he estado en mi vida. Le guardo mucho más cariño a San Francisco o Sacramento (después de los viajes) que a Valencia o Munich. Me ilusiona ver cualquier cosa de Málaga, principalmente, porque me recuerda a mi familia, a mis amigos e incluso a mí mismo. Además, veo las fronteras de los países como consecuencias de guerras dirigidas por personas que nada tienen que ver conmigo y que fueron a costa de la muerte de mucha gente. Por lo tanto, justificar por métodos no-pasionales que un territorio pertenece a un país es tan estéril como justificar que pertenece al país vecino... o que debe ser independiente...

Sin embargo, el salirte del camino marcado te lleva a unas cuantas preguntas incómodas: entonces, ¿no quieres a tu tierra? ¿No sientes algo especial cuando te hablan de tu lugar de nacimiento o de donde vives o de quién habla tu idioma? ¿No sientes como algo cercano a tu ciudad o tu comunidad o lo que te rodea? ¿No quieres que existan los países? ¿Proclamas el anarquismo? Y ya en clave "chorra", ¿y con qué equipo vas en las Olimpiadas?

Os dejo madurarlo y dentro de unos días publico la segunda y última parte :D

2 comentarios:

Germán dijo...

Cuánto mejor iría el mundo con más gente que pensara así...

Íngolo dijo...

jajajajaja