viernes, 27 de febrero de 2009

¡Resistid!

No sé si soy el único al que le da la impresión de que el nivel de "buen rollo" está descendiendo a mínimos históricos. No, no hay ninguna encuesta del INE que lo investigue pero noto desde hace tiempo un ambiente negativo que se va extendiendo: pesimismo, rabia, disgustos... Vamos, que la vida es un poquito menos agradable.

Ante este hecho no demostrado científicamente el fantasma de la crisis carga con todas mis culpas. Estoy seguro de que está influyendo de alguna manera: unos porque se quedan sin trabajo, otros porque temen quedarse sin trabajo, otros porque que haya menos gente trabajando les da más trabajo y preocupaciones. Y otros porque constantemente se les está diciendo que tienen que estar preocupados o tristes. El caso es que, cual efecto mariposa, lo transmites. Algunos con mucha frecuencia y otros (espero estar en este grupo) con muchas reticencias. Pero es que esos a los que transmites, también lo transmiten a su vez y, al final, conseguimos que los problemas que antes considerábamos cotidianos ahora pasen a ser graves. Que pasemos a desconfiar de otros o simplemente a no poner buenos pensamientos en las acciones de los demás.

Frente a esta espiral negativa no puedo dar consejos. Pero sí os puedo decir lo que voy a intentar yo: Resistir. Resistir ante nuestro propio cuerpo, incluso. Y no mandar a freír espárragos al que te suelta una bordería. Resistir si vienen mal dadas. Resistir ante los comentarios negativos. Resistir ante los ataques. Es decir, resistir para poder seguir siendo feliz.

Y puestos a ser ambiciosos. No conformarme con resistir sino que una vez que hayamos soportado los ganchos de derecha e izquierda que nos sueltan, entonces, combatir. No combatir devolviendo los ataques sino combatir esta inercia negativa con una positiva. Sonreír a pesar de todo. Convencer a todos los que puedas de que no pueden caer en esta trampa. Convencerles para que se unan a la causa. Si se ha producido un efecto mariposa negativo, ¿por qué no intentar uno positivo que se oponga?

Así que para animarnos en esta lucha cotidiana os voy a recomendar una película que vi hace unas semanas y que habla de esta resistencia: "Happy". Más que un modelo a seguir puede ser una muestra de lo que podemos llegar a conseguir. Como a pesar de lo negativo que puede ocurrir a nuestro alrededor somos libres para ser felices. Podemos elegir no cabrearnos ni disgustarnos (aunque a veces sea taaannnn difícil). Bueno, no voy a contaros más, pero sólo decir que no os la podéis perder:



PD: Como alguien critique este post, no le vuelvo a hablar.... jajajajajaja... intentaba ser irónico.... bueno, lo dicho: ¡Resistid!

2 comentarios:

Mabel dijo...

100% de acuerdo con todo, una recetilla casera contra el pesimismo y el mal rollo generalizado ¡¡¡¡¡ hacer más caso a los peques de tu alrededor !!!!! No entienden lo que es la crisis y solo demandan cariño y atención y eso con la que está cayendo es una válvula de escape perfecta.

:-)

LoBo´s back dijo...

Tienes toda la razón. Ya puestos a vivir en X circunstancias, mejor si lo intentamos con una sonrisa, no?