jueves, 2 de abril de 2009

Alternativo de corazón

Leire se reía de mí (¿o conmigo?) cuando le decía que yo no soy alternativo sino que soy alternativo de corazón. Y esto lo digo porque cuando alguien es alternativo es porque le gusta la música independiente o músicas raras que se ven por el mundo. En este mundillo, el más alternativo es el que más grupos conoce y el que detesta con mayor ímpetu a los grupos comerciales.

Y eso es la misma chorrada (en mi opinión, claro) que dejar de lado a los grupos que no salen en los 40 porque "suenan raro". Así que un alternativo de corazón intenta ser honesto consigo mismo sin pensar en lo que está de moda o en el grupo social al que representa esa banda (he dicho intenta porque tenemos TODOS muchísimos estereotipos a revisar...). Y si me gustan algunas canciones de Britney Spears, pues me gustan.

Y en esa auto-educación estaba cuando he escuchado este tema de La (nueva) Oreja de Van Gogh que....sinceramente, me parece genial. No sé si lo habéis escuchado pero es una historia ambientada en el 11 de marzo. Me parece de una sensibilidad abrumadora. Así que, por mucho que lloriqueen los alternativos, esta canción se merece mi sello de "Grosses thema".

Aquí os la dejo con un vídeo que ha preparado un tal Iñigo (no soy yo, claro) que queda muy chulo. El vídeo original también está bien pero no deja insertarlo en el blog... ¡se siente!


2 comentarios:

Germán dijo...

Vaya, la había escuchado muchas veces y nunca me había quedado con toda la letra (que poco observador, o más bien escuchador soy).
Muy bonita y muy triste a la vez...
Es curioso la intensidad de emociones que puede generar la música...

leire dijo...

Contigo claro.

Besitos