miércoles, 17 de septiembre de 2008

¿En qué basamos nuestra elección?

He de reconocerlo... me gusta seguir con detalle las elecciones...

Por un lado, me ayuda a reflexionar sobre mi voto. Por otro, me muestra la conducta humana ante determinadas acciones. Eso sí, que me gusten las elecciones no evita que siempre me entristezca en el transcurso de las mismas. Al principio me fastidiaban la mayoría de políticos, con su forma de hablar y sus argumentos. Sin embargo, ahora me apeno debido al comportamiento de la gente que me rodea. Gente como yo. Algunos ricos, otros pobres. Unos cultos, otros incultos.

Este sentimiento no se debe a que no voten lo mismo que yo. O a que critiquen lo que yo opino. Eso, más bien, me da igual. Lo que me abate es la cantidad de gente que vota sin reflexionar o que se cree argumentos falsos (pero sencillos) de uno y otro bando.

Por ejemplo, ahora estamos en las elecciones de EEUU. Supongo que a nadie le extrañará que me identifique con Obama. He tenido la oportunidad de leer sus 2 libros (bueno, uno de ellos lo estoy acabando...) y muchos artículos y entrevistas sobre él. Y, sinceramente, creo que podría ser un buen presidente de EEUU y que eso también beneficiaría al resto del mundo. Obviamente, no estoy de acuerdo sobre algunas de sus posiciones (en política exterior creo que EEUU debe pedir perdón por los enormes daños causados, al igual que lo hicieron los alemanes por la época nazi o la Iglesia por, entre otras, la Guerra Civil) pero eso no me impide valorar su candidatura de forma positiva.

Si, además, la otra opción es McCain, la elección se me hace fácil. Hay muchas cosas que no me gustan de McCain: su política exterior agresiva, su apuesta por nuevas extracciones de petróleo y por la energía nuclear, la no-apuesta por ampliar los servicios sociales y la táctica de insultos hacia el otro candidato. Sin embargo, entiendo (y me alegro) que haya gente que prefiera a McCain antes que a Obama.

Por contra, me apena pensar en el grado de inmadurez de los votantes que decidirán el próximo presidente. Por ejemplo, me apena pensar que hay un % considerable que recela de un presidente negro. Me apena que haya gente que emita un voto (que vale igual que el de otro que ha valorado muy mucho su elección) hacia McCain porque piensa que Obama puede ser un musulman encubierto que quiere hundir el país. Pero no sólo son extremos que representan a unos cuantos tarados.

Me apena comprobar que, pilares que considero básicos de la sociedad como el respeto por los demás y la carencia de prejuicios siguen hoy al pie del cañón. Por ejemplo, que la juventud de Obama (¡Ojo! alrededor de los 47 años) sea vista como negativa y eso decida un voto. O que la edad de McCain suponga para otros el único argumento necesario para votar a Obama. Y lo que más rabia me da: que para mucha gente el hecho de usar el diálogo como método de resolución de conflictos sea considerado como débil mientras que lo realmente efectivo es darte de leches con la gente. ¿Es que no hemos crecido? ¿Seguimos siendo tan incultos? Sinceramente, creo que sí. Y eso es lo que me da rabia. Que el voto de esa persona valga lo mismo que el mío. Aunque vote lo mismo que yo... Por lo tanto, no me da pena que McCain gane. Lo que me entristece es la cantidad de gente que le vota por argumentos que deberían suponer una parte muy pequeña de la decisión. Y, ojito, lo mismo pasa aquí. Como diría "Ansar", "no hay que irse a montañas lejanas"...

Eso me lleva al título de este post: ¿En qué basamos nuestra elección? Al final, el pograma de un político tiene muchas aristas: economía, educación, sociedad, inmigración,... Obviamente es difícil estar de acuerdo con todas por lo que, supongo, que cada uno de nosotros va dando una importancia relativa a cada una de ellas: economía un 20%, educación un 5%... y luego se unen otros intangibles que están fuera del programa: cercano o lejano, modo de hacer política, simpatía, belleza... ¡vete tú a saber! Y, por último, habrá algunos requisitos que son excluyentes: si tiene alguna adicción, si ha robado de las arcas públicas, si no condena el terrorismo o cosas así.

Pues bien, lo que me entristece son tres cosas:
  1. La cantidad de argumentos excluyentes (y absurdos) que suele haber. Por poner un ejemplo que menea nuestras conciencias, ayer comentábamos Jaione y yo cuánta gente puede haber en el País Vasco que elimine a una media de 3 partidos por el hecho de ser/o no ser nacionalistas. No sólo eso, ¿cuánta gente piensa que NUNCA va a votar a un partido que no sea nacionalista o no-nacionalistas (dependiendo del sector)? Siendo sinceros, juntando ambos bandos, se puede llegar a un 80%.. y creo que es un dato suficiente para encender algunas alarmas. Y, lo que es peor, ¿cuánta gente tiene ya decidido su voto antes de saber quién es el candidato? Es decir, ¿cuánta gente es de un partido como es de un equipo de fútbol? ¿Cuántos votantes de PSOE, PP o PNV son así y no van a cambiar nunca (y me refiero a gente que no pertenece al partido político de turno)?
  2. Lo que importan los intangibles. Reconozco, por ejemplo, que en el caso de Obama hay bastante intangibles (el deseo de cambiar lo establecido, el optimismo, el respeto por los rivales...) que tienen cierto valor para mí. Sin embargo, me preocupa que existan votantes (y no son dos perdidos) que decidan votar a Obama sólo por el hecho de ser negro. O votar a McCain sólo porque es de la misma facción católica que él. O porque es guapo o joven o viejo...
  3. Y, por último, lo irreflexivas que son las decisiones en cuanto al voto en un numero importantísimo de gente. Que nadie se para a pensar en los programas ni lo más mínimo, en qué es lo mejor para todos. En que nuestras opiniones no tienen la verdad absoluta. En que un voto importa...
No sé... estás cosas me llenan de pesadumbre y me tientan a no volver a votar... a resignarme... pero, ¿qué ganaría con eso? Probablemente que vaya a peor... así que esto ha sido lo que me ha impulsado a escribir este post... no sé... quizá ayude a alguien a reflexionar... quizá poco a poco vayamos mejorando... quizá alguien que lea este post, saque el debate dentro de unos años con sus amigos. O quizá le impulsa a escribir otro post al respecto... y quién sabe si puede valer de algo...

Bueno, voy a ver si termino el libro de Obama... y a ver si cambia algo en los votantes americanos a la hora de valorar a sus candidatos (y en la nuestra para las próximas elecciones). Si no es así, puede que en la propia sociedad americana, como dijo Bob Dylan, "A hard rain's a-gonna fall"

4 comentarios:

Leire dijo...

Iñigo,

quiero dejar constancia de que por una vez he leido tu post hasta el final. Bueno eso no es del todo cierto en los que solo pones videos o fotos también los acabo :-)
Ciertamente es un tema sobre el que reflexionar, pero yo no tengo blog y no voy a reflexonar en un post así que habrá que sacar el tema en grupo delante de una cervecita.

Iñigo dijo...

gracias leire!me dejas anodadado... me das fuerzas para seguir :D de todas maneras, puedes dejar tu sello con un comentario todo lo extenso que quieras :D

y tb me parece bien sacarlo en grupo... aunq no se si vamos a tener mucho exito...
una partidita al mafia para empezar??

LoBo´s back dijo...

Aquí, tristemente, casi la única posibilidad es votar al menos malo, que ya es triste.

Yo no es por ser pesimista, pero veo el futuro cada vez mas negro, sumamos la crisis económica, radicalismos religiosos, agotamiento de recursos (petroleo, agua...), dirigentes radicalizados, ... no se, creo que con bastantes menos motivos se han hecho guerras.

Bueno y de lo de apoyar a McCain por su candidata a vicepresidenta, Sarah Palin porque "me gustan sus gafas" es de juzgado de guardia.
Una tia que quiso censurar una serie de libros que le parecían ofensivos, de la biblioteca pública de sus ciudad (Wasilla), cuando era alcaldesa de ésta (1996). La bibliotecaria Mary Ellen Emmons se negó rotundamente a cualquier tipo de censura y fue despedida meses más tarde.

Por no hablar de que encima es creacionista y cree que la tierra tiene 6.000 años de antigüedad y hace 4.000 vivían dinosaurios coexistiendo con los humanos...

Matt Damon habla sobre la elección de los Republicanos de Sarah Palin como Vicepresidente. Compara su éxito como una "película Disney realmente mala", y afirma que es una locura que esta mujer pueda llegar a ser Presidente: "Necesito saber si ella de verdad cree que hace 4.000 años había dinosaurios. Eso es importante, quiero saber eso, de verdad. Porque ella va a tener acceso a los códigos nucleares. O si ella prohibió libros o intentó prohibirlos. Es totalmente absurdo, no entiendo por qué la gente no está hablando de lo absurdo que es eso."

http://es.youtube.com/watch?v=anxkrm9uEJk


en fin, política...
http://es.youtube.com/watch?v=Ko9ywfQp4Lw

Íngolo dijo...

He leído esta columna hoy y he querido compartirla con vosotros:
http://www.elpais.com/articulo/opinion/amenaza/antiintelectual/estadounidense/elpepiopi/20081004elpepiopi_4/Tes